Lunes a Jueves: 07.00hrs - 20.00hrs
Viernes: 07.00hrs - 14.00hrs
Asturias 180, Las Condes
(+569)88243022

¿Sientes dolor en tu rodilla? ¿Te diagnosticaron condromalacia rotuliana? En este artículo podrás leer acerca de esta lesión

CONDROMALACIA ROTULIANA

El Cartílago Articular es un tejido formado por células (condrocitos), que conforma una superficie  blanquecina, brillante y dura, qué es la que se encarga de tapizar y cubrir la zona ósea que roza con otro hueso, durante el movimiento. Este tejido no está vascularizado ni tampoco inervado, osea no tiene terminaciones nerviosas, por lo que no  duele

Para poder entender sobre el desgaste del cartílago o condromalacia, es necesario que primeramente conozcamos las estructuras anatómicas que componen la articulación de la rodilla

 

¿Cuáles son las estructuras que se encuentran lesionadas?

Rotula

La rótula o actualmente llamada “patela”, es un hueso de la pierna que se encuentra en la parte anterior de la rodilla, articulando con el fémur y la tibia. Su principal función es servir de “fulcro” para los movimientos del muslo y la pierna, aumentando la eficacia del cuádriceps en actividades comunes de la vida diaria como lo son la marcha o el bajar/subir escaleras. La patela también modifica la presión recibida por la articulación, así como también disminuye la fricción de la misma.

 

Cartílago

El cartílago es un tipo de tejido blando de nuestro cuerpo, uno de los principales “amortiguadores” que existen en nuestras articulaciones, permitiéndoles recibir de manera correcta la carga a la cual están expuestas en el día a día.

 

¿Qué es la condromalacia Rotuliana?

La condromalacia rotuliana, hace referencia al desgaste o “ablandamiento” del cartílago que protege la superficie en que la articula la patela con el fémur, el cuál es el principal responsable de amortiguar la carga de la articulación patelofemoral ante el aumento de presión en los movimientos de flexo-extensión de la pierna.

 

 

¿Por qué se produce?

El desgaste del cartílago articular se produce por múltiples factores, los cuales pueden ser de origen:

  • Mecánico: Por un mal alineamiento de la patela sobre la articulación del femur en los movimientos de rodilla (No va centrada, sino que sufre desviaciones hacia dentro o hacia afuera)
  • Traumáticos: Como por ejemplo una fractura de patela
  • Inflamatorios: Podría producirse por un sobre-entrenamiento
  • Degenerativos: Cambios degenerativos propios de la edad
  • Post inmovilización o sedentarismo : Inactividad de la musculatura, lo que llevaría a una sobrecarga de la rodilla  producto de la poca estabilidad y fuerza que le brinda la musculatura  a la rodilla.

 

¿Cómo se clasifica la condromalacia?

Esta tiene 4 grados según la cantidad de lesión que esta tiene:

 

  • Grado I 🡪 Reblandecimiento del cartílago y puede existir leve presencia de edema
  • Grado II 🡪 Se comienza a producir alteración en la superficie del cartílago, se observa “desilachado”
  • Grado III 🡪 Se producen hendiduras en el cartílago, alcanzando capas más profundas 
  • Grado IV 🡪 La hendidura se expande y agrava, produciendo afectación del hueso subcondral

 

¿Cuáles son los factores que predisponen a esta lesión?

  • Edad: A medida que envejecemos nuestros tejidos se van degenerando con mayor rapidez por los cambios propios del metabolismo con la edad.
  • Sobrepeso: Llevo a mis rodillas a una mayor carga, por ende, un mayor estrés y un mayor desgaste. Además el sobrepeso favorece a posturas incorrectas, que pueden llevar a un mal alineamiento de la patela y así al desgaste articular.
  • Calzado inadecuado: Llevar el calzado inadecuado, ya sea en nuestro día a día o más importante aún, al momento de realizar nuestra actividad deportiva, favorecería a un mal alineamiento de la rodilla o a un aumento de carga (sobre todo en deportes con impacto) sobre nuestra rodilla.
  • Atrofia o debilidad muscular: La imposibilidad de poder activar de manera correcta la musculatura conllevaría a cambios en la dirección e intensidad de las fuerzas que actúan sobre la patela.
  • Género femenino: Anatómicamente las mujeres tienen un mayor ángulo de inclinación del fémur con respecto al centro de la patela que el de los hombres, volviéndolas más vulnerables a que las rodillas “se vayan hacia dentro” en la mayoría de sus actividades de la vida diaria, desalineando la patela.

 

  • Deportes de impacto constante sobre rodilla: El impacto constante que reciben las rodillas en deportes como el fútbol, básquetball, running, entre otros, favorece al desgaste temprano del cartílago, el cual se ve aún más acentuado si es que se acompaña con una mala mecánica de movimiento.

¿Cuáles podrían ser los signos y síntomas?

  • Sensación de rigidez, “rodilla bloqueada”
  • Inflamación en el borde bajo de la rodilla
  • Dolor en la cara anterior de la rodilla
  • Dolor aumenta o empeora en la actividad deportiva o al subir y bajar escaleras
  • Aumenta en posiciones mantenidas de flexión (Manejar por muchas horas, estar sentado todo el día en el computador, etc)
  • Dolor se presenta comúnmente al correr sobre superficies duras, en descenso  o al aumentar la velocidad

¿Cómo se realiza el diagnostico de esta lesión?

 

       Normalmente esta patología es diagnostica a través de los signos y síntomas ya expuestos, sumado a la historia clínica,. En el caso de querer ver el grado de lesión, se realiza una resonancia magnética donde se mostrará el grado de daño al que está expuesto ese cartílago .

 

¿Cuál es el tratamiento indicado?

El tratamiento depende de la cantidad de dolor que el paciente presente, la resonancia puede arrojar una condromalacia grado IV, pero no necesariamente se encontrara ligado a la cantidad de dolor que el paciente presente, muchas veces, nos encontraremos con casos donde el paciente puede estar hasta sin dolor.

El tratamiento recomendado en caso de dolor es el tratamiento kinésico, cuya función, será la de disminuir el dolor, mejorar el movimiento de la rodilla y mejorar la estabilidad de esta,  para así terminar, reincorporando al paciente a sus actividades  de la vida diaria o deportivas, de acuerdo a su objetivo. 

¡Y tú!  ¿Qué esperas para volver a realizar tus actividades sin dolor de rodilla?

¡Evalúate con nosotros para ver cómo te podemos ayudar!

 

Klgo Sebastián Soler

Leave a Reply

Your email address will not be published.Required fields are marked *