Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

12

marzo

artrosis del dedo pulgar

Rizartrosis o artrosis del dedo pulgar

¿Qué es la rizartrosis?

La artrosis del pulgar o rizartrosis es la degeneración del cartílago que recubre la articulación entre el primer metacarpiano y el hueso trapecio (base del pulgar).

El cartílago dentro de la articulación permite que el deslizamiento entre los huesos se produzca de forma suave e indolora, cuando este se ve afectado, los huesos comienzan a “frotarse” entre ellos produciéndose un desgaste de estos y dolor. Este dolor puede ser de moderado a severo dependiendo de la actividad y trabajo que se desarrolle.

Es importante saber que el deterioro es de carácter progresivo por lo que es de suma importancia un pronto diagnóstico y rehabilitación.  

 

¿Qué puede causar esta lesión?

 

Las posibles causas son:

  • Lesiones previas como esguinces y/o fracturas
  • Trabajo repetitivo, que implican el uso de pinza
  • Predisposición genética
  • Desbalance muscular entre la musculatura extensora y flexora
  • Uso excesivo del celular

 

¿Cuáles son los factores predisponentes a esta lesión?

 

 

  • Sexo Femenino
  • Edad ( desgaste producto de la carga)
  • Obesidad
  • Factores Hormonales
  • Anomalías articulares previas
  • Sobrecarga Articular

 

 

¿Cuáles son sus síntomas y signos?

 

Dentro de los síntomas el principal es el Dolor al momento de utilizar la pinza con el pulgar en alguna actividad o movimiento del mismo, pero también podemos encontrar:

 

  • Inflamación y rigidez del dedo pulgar
  • Rango de movimiento limitado ( normalmente por dolor)
  • Dificultad para realizar presión o sujetar objetos

 

 

¿Cómo se diagnostica esta lesión?

El diagnostico de esta patología es de carácter clínico a través de un examen físico realizado por el especialista, en algunos casos se pide una radiografía que confirme el daño articular.

¿Cuál es el tratamiento de la artrosis de pulgar?

 

El tratamiento que recomendamos es la rehabilitación kinésica. Dependiendo de la cronicidad de la lesión y la pronta atención serán los beneficios y resultados de la terapia  por lo que es de suma importancia el abordar la lesión en sus etapas iniciales para evitar el progreso de está.

 

Esta terapia tendrá como objetivo:

 

  • Disminuir el dolor

 

  • Activación muscular para estabilizar el dedo pulgar.

Si debido a la cronicidad del cuadro la rehabilitación no logra concretar los objetivos del paciente, existen 3 opciones de manejo quirúrgico.

 

  • Artrodesis, fijación de la articulación
  • Resección del trapecio con reconstrucción de los ligamentos
  • Prótesis

 

 

¡Si presentas esta lesión no dudes en evaluarte con nosotros!

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This