Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

29

octubre

¿Qué es la prótesis de hombro?

La principal función que cumple la prótesis de hombro, es sustituir componentes de la articulación que se encuentran dañados por unos componentes metálicos y/o plásticos (polietileno), en este caso, estos irán tanto a nivel de la glenoides (zona de la escápula que forma parte del hombro) como a nivel de la cabeza del húmero, para conseguir que la articulación sea útil, estable e indolora.

¿En qué casos se recomienda una prótesis de hombro?

 

En el hombro, se utilizan los siguientes criterios para el implante de una prótesis , siempre dependiendo de la edad, sexo, antecedentes mórbidos, actividad laboral, expectativas de vida:

  • Disminución permanente y dolorosa del movimiento de una articulación.
  • Cuando una articulación ha sido destruida irrevocablemente por una fractura grave en la que los procesos normales de reparación fallan o son imposibles.
  • Cuando los huesos de una articulación han sido muy destruidos por un proceso degenerativo: artrosis o artritis.
  • Cuando es necesario extraer una articulación o parte de ella debido a un tumor óseo.
    En la medida de lo posible, hay que dejar la mayor cantidad de hueso posible, siempre respetando la forma anatómica que posee la articulación, además de conservar los tubérculos y el manguito rotador.

¿Cuáles son los tipos de protesis?

 

Prótesis total anatómica: Como su nombre lo indica, tiene similitud en la forma anatómica que posee el hombro, el componente de la glenoide es cóncavo y el componente del humero es semiesférico.
Se recomienda en casos donde hay presencia de artrosis pero el manguito rotador está en buen estado.

Prótesis parcial anatómica de hombro: El componente humeral es el mismo utilizado en la prótesis total, con la diferencia que en este caso no se utiliza el componente glenoideo, ya que suele ser el responsable de los problemas que da la prótesis en un contexto post-operatorio. La condición para que no se instale el componente glenoideo artificial es muy simple, la glenoide “natural” debe estar intacta, sin rastro de lesión. Un claro ejemplo de esto es cuando el paciente presenta una fractura humeral y no hay evidencia de que padezca artrosis.

Prótesis de resuperficializacion o de anclaje metafisario: La gran diferencia de esta prótesis con el resto, es que le componente humeral no tiene el vástago que va por dentro del humero (lo que dificulta el anclaje), para lo cual es necesario que el paciente tenga una buena calidad ósea.
Su utilidad es muy específica, ya que el paciente debe tener un desgaste considerable en la cabeza humeral pero aun así tener una buena calidad ósea en el humero.

Prótesis inversa: El nombre hace alusión a que los componentes de la prótesis están invertidos, esto si lo comparamos con la prótesis anatómica. Quiere decir que el componente semiesférico se encuentra en la glenoides y el componente cóncavo esta en el húmero.
Se recomienda en casos donde el manguito rotador presenta un daño irreparable acompañado de una fractura y/o artrosis. La gran ventaja que tiene esta prótesis en comparación a los otros 3 tipos es que le otorga estabilidad al hombro además de ventaja mecánica al manguito rotador. El punto negativo que tiene esta prótesis es la cantidad de hueso que se debe utilizar para implantarla, lo que complica una futura revisión o cambio, esto hace que no sea la primera opción en pacientes jóvenes.

¿En qué consiste el procedimiento?

En el caso de la prótesis anatómica, el traumatólogo debe realizar una incisión en la cara anterior del hombro, a través de la cual podrá acceder a la articulación. Luego, se debe extraer el tejido dañado de la articulación, para dar lugar y poder implantar la prótesis.

¿En qué consiste el post-operatorio?

Una vez finalizada la cirugía, usted permanecerá ingresado en el hospital/clínica alrededor de 3-4 días, como medida de control. De forma paralela usted tendrá que usar un cabestrillo por aproximadamente 3 semanas, esto complementado con la terapia kinésica correspondiente.

Como en toda cirugía, la evolución postoperatoria dependerá de factores como:

  • Edad del paciente.
  • Actividad que realiza.
  • Calidad ósea (hueso) de dicha articulación.
  • Enfermedad base.
  • Si está afectada otra articulación o no.

¿Qué gano con esta nueva articulación?

Esta nueva articulación, permite eliminar el dolor y mejorar la movilidad, permitiendo, en la mayoría de los casos, recuperar prácticamente toda la movilidad sin dolor, lo que lleva a una mejora considerable de la calidad de vida en el paciente.

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This