Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

17

agosto

¿Qué es la luxación de hombro?

El hombro, conocido técnicamente como articulación glenohumeral, es la articulación del cuerpo que presenta mayor movilidad, lo cual a su vez lo hace mucho más susceptible a la luxación (dislocación). La luxación anterior de hombro (dislocación hacia adelante) es la más frecuente, presentándose en un 2% de la población general, siendo más frecuente durante la segunda y la sexta décadas de vida.

¿Cuáles son las causas de la luxación de hombro?

La causa más frecuente de luxación anterior de hombro es traumática (95%), específicamente, movimientos forzados de hombro, ya sea por caídas o por golpes.

¿Cual es la consecuencia de una luxación anterior de hombro?

Una de las principales consecuencias de la luxación o dislocación de hombro es la inestabilidad articular anterior, la cual podemos definir en términos simples como el exceso de movilidad articular, lo cual genera comúnmente que el hombro se disloque de forma frecuente y repetitiva.
Otra consecuencia frecuente derivada de la luxación de hombro es la lesión por pellizcamiento del húmero, lesión conocida como Hill Sashs.

Existen dos formas de tratar la inestabilidad anterior de hombro: Conservadora y quirúrgica.

Tratamiento conservador:

El tratamiento conservador (o no quirúrgico) consiste en la inmovilización con una órtesis llamada brace en una posición funcional durante 2 a 4 semanas desde el momento de la luxación. Posterior a la inmovilización, se debe iniciar el trabajo de rehabilitación kinésica.

Rehabilitación kinésica: En términos breves, los objetivos de la kinesiterapia son restablecer la estabilidad, movilidad y función del hombro a través de ejercicios de fortalecimiento muscular específicos y ejercicios propioceptivos. Por otra parte, el kinesiólogo tiene la función de mantener al paciente con el menor dolor posible durante el proceso de rehabilitación, utilizando todas las herramientas disponibles para ello, como masoterapia, TENS, compresas de frio o calor, etc.

Tratamiento quirúrgico:

Si el tratamiento conservador no es suficiente para restablecer la estabilidad de la articulación, generando así una segunda e incluso tercera dislocación, se puede recurrir al tratamiento quirúrgico.
Hoy hablaremos sobre dos técnicas quirúrgicas ampliamente usadas por traumatólogos de hombro, como resolución de la inestabilidad: Cirugía de Reemplissage y cirugía de Latarjet.

Técnica de Remplissage:

La técnica de remplissage fue desarrollada por Eugene Wolf en 2008 para tratar aquellas pacientes con lesiones en el húmero, secundarias a luxaciones de hombro (lesiones de Hill-Sachs). El procedimiento consiste en adosar el músculo infraespinoso a la zona de la lesión del húmero.

 

Esta técnica se realiza con la finalidad de evitar que el húmero se desplace excesivamente hacia adelante, generando nuevas dislocaciones. Los resultados de este procedimiento se han demostrado satisfactorios incluso a largo plazo.

Un estudio realizado el 2014 en España (The remplissage technique for large humeral defects. A middle-term paired cohort study. 2014), mostró que esta técnica en esos pacientes no aumentaba de forma considerable la función y la movilidad del hombro, sin embargo produjo mejoras importantes en la estabilidad, evitando que gran parte de los pacientes se dislocaran nuevamente.

Técnica de Latarjet:

Esta técnica, con frecuencia suele usarse cuando la técnica de remplissage no da resultado, o sea se utiliza en segunda instancia, sin embargo, estudios recientes muestran que en algunos pacientes en particular, se puede considerar como la técnica de elección.

La técnica de Latarjet consiste en cortar la una porción de hueso de una estructura llamada proceso coracoides y unirlo a través de tornillos a la parte delantera de la articulación del hombro, para así generar un tope que impida que el hombro se disloque hacia adelante.

 

Está técnica ha demostrado ser fiable, con pocas complicaciones a mediano plazo, pero con presenta riesgo de degeneración articular (artrosis) a la largo plazo según un estudio realizado el año 2015. (Técnica de Bristow-Latarjet en la inestabilidad glenohumeral anterior. I Jimenez, 2015)

Siempre es importante recalcar que independiente de la técnica quirúrgica escogida por el traumatólogo especialista en hombro, todos los pacientes deben realizar posterior a ésta (e incluso anterior a la cirugía también) un programa de rehabilitación física, que le permita disminuir el dolor, recuperar la movilidad y la función del hombro antes de reincorporarse a su vida deportiva y/o laboral.

 

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This