Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

17

diciembre

¿En qué consiste la cirugía de fractura patelar?

La patela o rótula, es un hueso el cual está ubicado en la cara anterior de la rodilla. Cumple una función importante al colaborar en el mecanismo extensor de la rodilla (En la siguiente imagen te dejamos una ilustración donde la flecha azul indica la patela).

La fractura patelar es una patología traumática donde el hueso patelar perderá su continuidad, teniendo dos mecanismos principales de lesión; un golpe directo o una tracción brusca por parte del mecanismo extensor de la rodilla mejor dicho cuádriceps.

¿Cuáles son sus signos o síntomas?

Al momento de la lesión sentirá gran dolor, aumento de volumen e impotencia funcional. Lo primero que se realizará en tema de exámenes será una radiografía, para detectar si realmente está la lesión y para saber que tipo de fractura tiene. Esto último es muy importante, ya que de eso dependerá el tratamiento a seguir.

Las fracturas no desplazadas de patela tendrán un manejo conservador, el cual será inmovilizar la rodilla sumado a rehabilitación kinesiológica. Por otro lado, si la fractura fuese desplazada será de resolución quirúrgica, con posterior rehabilitación kinésica.

Mientras se espera la resolución del caso, el paciente tendrá que esperar inmovilizado, con uso de crioterapia (hielo) para el manejo de edema y antiinflamatorios.

La imagen que te dejamos a continuación podrán ver los tipos de fracturas que se podrán encontrar.

Sumado a la imagen posterior, hay que mencionar que si fuese una fractura abierta, esto adquiere un carácter urgencia quirúrgica.

Otro punto a tener en cuenta será el caso de las fracturas multisegmentarias o conminutas con desplazamiento, el cual se verá el caso si se puede o no reparar esta rótula. En caso de que el médico crea que no, la resolución será una patelectomía parcial o total.

¿Qué se realiza en la cirugía de esta fractura?

Si la resolución es quirúrgica, lo ideal es realizarla lo antes posible. Su finalidad es la recuperación de la anatomía de la rótula y retornar el funcionamiento del mecanismo extensor de la rodilla.

Como las fracturas pueden ser muy variables, de eso dependerá la técnica que el médico utilizará durante la cirugía, aunque siempre se utilizara la técnica de cirugía abierta.

A continuación te mostraremos algunas de las técnicas utilizadas por los médicos para retornar la anatomía y estabilidad de la rodilla:

Fractura transversal desplazada:

Una opción es la utilización de tornillos en caso que la fractura sea intraarticular (que afecta la articulación femoropatelar.

Una segunda opción para una fractura desplazada transversa podría ser con alambres de Kirschner, anclados a agujas anteriormente colocadas las cuales reducirán la fractura. Estos alambres protegerán a la fractura del mecanismo extensor de la rodilla, para que lo unido se mantenga así.

Fractura Multisegmentaria o Conminuta:

Siguiendo la idea de la anteriormente mencionada, ante muchos trozos de hueso sueltos en la rodilla, dependerá del ingenio del médico a cargo la dirección de las agujas o clavos para la reducción de la fractura. Con posterior protección de alambres de Kirschner.

Patelectomía parcial o total:

Como ya mencionamos anteriormente, esto es en caso que no exista manera de recuperar parte de la patela o en algunos casos la patela entera. A continuación te dejamos una ilustración donde podrás vez la resolución de los dos casos, siendo la primera parcial y la segunda total, donde se unirá tendón con tendón.

Post operatorio y rehabilitación

Una vez operados, la indicación inmediata es la utilización de hielo en variadas ocasiones al día para controlar el aumento de volumen y dolor provocado por la cirugía, la carga de peso irá siempre con el inmovilizador y de forma progresiva. Otro punto importante, es ir a aumentar el rango de movimiento de la rodilla según la etapa de reparación en que te encuentres, mientras se va fortaleciendo de la misma manera al cuádriceps.

Si todo sale bien, podrás estar realizando un reintegro deportivo a la semana 12, donde podrás reintegrar gestos deportivos propios del deporte que practiques para una vuelta óptima. Recordarte siempre, que la fase de rehabilitación es tan importante como la fase quirúrgica por lo que te recomendamos tomar siempre el peso y no dejar esto de lado.

Jose Antonio Vukovic

Klgo. Jose Antonio Vukovic

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This