Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

25

septiembre

lesiones musculares

Cómo evitar estas 5 lesiones musculares y corporales ocasionadas por tareas del hogar.

¿Sufres de dolor de espalda al lavar la loza, hacer la cama o pasar la aspiradora? ¿Con frecuencia sientes molestias en los hombros o muñecas al realizar tareas del hogar como trapear o pasar la aspiradora? Esperamos puedas resolver estas preguntas con el siguiente artículo sobre Lesiones musculares por causas domésticas.

Realizar las diversas tareas del hogar generar una fuerte carga física y mental y pueden llegar a causar lesiones musculares. Las tareas de la casa resultan repetitivas y agotadoras. Muchas de estas requieren de largas horas de trabajo y de movimientos que con el tiempo pueden afectar tu salud física.

Realizar las diversas tareas del hogar, tales como hacer la cama, barrer, limpiar los ventanales, mover objetos pesados como el sofá o tender ropa de forma periódica y con posturas incorrectas pueden ocasionar diferentes lesiones en los hombros, muñecas, manos y espalda principalmente.

Otro de los grandes factores que pueden desencadenar dolor y lesiones musculares y articulaciones  es el descanso inadecuado. El corto tiempo de descanso entre tareas es uno de los principales causantes de lesiones músculo esqueléticas, tales como, tendinitis de muñecas, bursitis de rodilla y síndrome de dolor lumbar entre otros.

En este artículo te contaremos cuales son las principales lesiones musculares que se producen al realizar las labores domésticas y te daremos algunas recomendaciones en relación a cómo prevenirlas.     

 

Lesiones más comunes:

 

Lumbalgias: Corresponde a la aparición de dolor en la zona lumbar, la cual puede tener diferentes causas, una de las principales corresponde a las  posturas incorrectas al realizar labores del hogar como barrer, lavar los platos, recoger bolsas pesadas, etc.   Las lumbalgias suelen ser temporales, sin embargo en algunos casos pueden desencadenar lesiones musculares crónicas como el síndrome de dolor lumbar puro, el síndrome lumbociático y el síndrome facetario entre otros.

Síndrome túnel carpiano: Entre las molestias y lesiones más habituales derivadas de las tareas domésticas está el síndrome del túnel carpiano, en cual corresponde a una compresión del nervio mediano, el cual pasa a nivel de la muñeca por un canal llamado túnel del carpo. Este presenta comúnmente con dolor o adormecimiento en la mano, principalmente en pulgar, el índice y el dedo medio.  

Permanecer con la muñeca flexionada durante muchas horas ejerce una presión excesiva sobre el nervio mediano, provocando la aparición de este síndrome. A pesar de esta patología se presenta en ocasiones en este contexto, es más frecuente en tareas que implican el uso constante del computar u otras que requieren gran movilidad de muñeca y dedos como tejer, bordar, etc.  

Bursitis de rodilla: Una de las más habituales. Esta lesión se produce cuando unas bolsas, llamadas bursas, se inflaman por causa de hiperfricción y hiperpresion entre los músculos, tendones y huesos de la rodilla. El uso excesivo de las rodillas y la presión constante sobre ellas pueden generar que se inflamen estas bursas. Es frecuente que se presente activades como pulir el piso.  

Tendinitis de muñeca: Otra patología común en este contexto es la inflación de los tendones flexores o extensores de la muñeca. Entre las principales causas de la aparición de esta patología, encontramos  una repetición continua del movimiento que afecta a los músculos que hemos nombrado anteriormente, como estrujar ropa, lavar platos, tejer, etc.

Resumiendo, es importante recordar que las malas posturas, el descanso inadecuado o insuficiente y la falta de ejercicio pueden ser algunas de las causas de sufrir algunas de estas lesiones musculares y patologías.

 

Estos son algunos consejos sobre las posturas más adecuadas a la hora de realizar actividades cotidianas:

 

PARA LAVAR PLATOS O PLANCHAR: Es recomendable hacerlo sobre una altura de unos 10 cm, colocando un cajón en el suelo y colocar uno de los pies arriba de éste y alternarlo con el otro, con el objetivo de no forzar la columna en una sola posición y concentrar al máximo el peso sobre las piernas en vez de hacerlo en la espalda. En el caso de la plancha la tabla de planchar debe ser relativamente alta, llegando hasta la altura del ombligo o ligeramente por encima.

PARA BARRER O PASAR ASPIRADORA: Al barrer y/o pasar la aspiradora, es muy importante que la longitud de la escoba o aspiradora sea suficiente como para que alcance el suelo sin que sea necesario inclinarse. Las manos deben poder sujetar la escoba o aspiradora manteniéndose entre la altura del pecho y la de la cadera. Al barrer o aspirar, es importante mover la escoba o aspiradora lo más cerca posible de los pies y hacerlo tan solo por el movimiento de los brazos, sin seguirlos con la cintura, asegurándose de que la columna vertebral se mantenga constantemente vertical y no inclinada.

PARA LIMPIAR VENTANAS: Al limpiar Las ventanas, cuando se utilice la mano derecha adelantaremos el pie derecho y retrasaremos el izquierdo. Mientras utilizamos la mano derecha para limpiar, apoyaremos la mano izquierda sobre el marco de la ventana a la altura del hombro. Invertir la postura al cabo de cierto tiempo y utilizar la mano izquierda. Es importante asegurarse que el brazo que ejerce el movimiento tenga el codo flexionado y limpie desde el nivel del pecho al  de los ojos. Si se tiene que limpiar por encima de este nivel, es aconsejable subirse a una escalera u objeto manteniendo una de las manos apoyadas. Columna recta y peso repartido entre los pies y la mano que tenga apoyada. NO LIMPIAR JAMÁS CON LAS MANOS SOBRE LA ALTURA DE LOS HOMBROS.

A LA HORA DE RECOGER OBJETOS DEL SUELO: Al agacharnos, las rodillas no deben rebasar la línea de las puntas del pie. Normalmente siempre lo realizamos de forma incorrecta, es decir, doblando el cuerpo hacia delante lo que puede ocasionar en ocasiones esguinces lumbares o al momento de flexionar las rodillas, dejar caer todo el peso sobre las mismas lo cual podría provocarnos una degeneración en las rodillas. Al recoger objetos hay que aliviar la tensión de la espalda, y para ello es necesario que doblemos las rodillas con la espalda siempre recta y subamos el objeto ayudándonos de la fuerza de las piernas para hacerlo.

 

 

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This