Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

20

octubre

Gimnasio

5 Errores frecuentes que debes evitar en el gimnasio

No importa si llevas mucho tiempo o eres principiante en el gimnasio, estos errores se cometen frecuentemente. ¿Cuáles estás cometiendo?

 

No importando el objetivo que tengas en tu entrenamiento, ya sea para mejorar el rendimiento deportivo, eliminar la grasa y/o aumentar la masa muscular o simplemente para sentirse mejor, el proceso de mejora del cuerpo es un proceso lento que requiere constancia, esfuerzo y paciencia.

El ejercicio físico es importante porque aporta grandes beneficios  físicos y psicológicos a la persona, pero apresurarse por lograr cambios puede llevar al  sobreentrenamiento o sobrecarga del cuerpo y finalmente a las desagradables lesiones en el gimnasio.


Muchas personas se inscriben en el gimnasio y quieren ver cambios inmediatos, algo casi instantáneo. De esa forma en las primeras semanas realizan toda clase de errores, aquí se señalan algunos de los más comunes:


El calentamiento es indispensable: Cuando empieces a entrenar es necesario que realices un pequeño ejercicio aeróbico de entre 8 y 15 minutos para preparar a tu cuerpo para la sesión que realizará. Durante el calentamiento aumenta la temperatura corporal, los músculos y articulaciones se flexibilizan, el pulso se acelera y el corazón bombea sangre más rápido para satisfacer la demanda de oxígeno de los músculos.

Evitar las sesiones extenuantes: No por tener sesiones de 2-3 horas en el Gimnasio conseguiremos resultados más rápidos. Evita las pausas muy largas entre series y ejercicios. Una buena rutina de ejercicios debe ser realizada tranquilamente, con pausas entre series y repeticiones según los objetivos del entrenamiento. Entrenar todos los días quita la posibilidad al cuerpo de una correcta recuperación. Si eres principiante lo mejor será ejercitarte 3 veces por semana.

Busca siempre asesoramiento: Como todo en la vida siempre se es aprendiz, y el gimnasio no es la excepción. Si nunca has usado una máquina o si no sabes cómo realizar un ejercicio lo mejor es que consultes con un experto. Todo programa de entrenamiento debe ser planificado meticulosamente por un experto en entrenamiento y debe variarse cada cierto tiempo.

Cuida la alimentación: la alimentación representa el 70 % del logro alcanzado. De nada sirve vivir en el gimnasio si no se acompaña de una buena alimentación. No se trata de estar en ayuno o sentir hambre, sino de saber comer balanceado y equilibrado, siempre considerando los objetivos.

No tener rutina personalizada: la frecuencia e intensidad de los ejercicios debe planificarse acorde a la aptitud física personal y a la disponibilidad de tiempo. Se debe ir progresando paulatinamente, y  no intentar hacer en un solo día lo que se puede repartir en dos o tres.

 

El cuerpo se acostumbra a un entrenamiento determinado, por lo que es necesario variar el tipo de ejercicio y/o la intensidad, orden de ejecución, entre otros para poder seguir progresando.

 

Por último y más importante…

 


“Si no tienes tiempo para elongar, no lo tienes para entrenar”: Igual de importante que el calentamiento es el estiramiento final. Durante estas sesiones que duran unos 5 minutos relajamos el cuerpo, estiramos la musculatura empleada para evitar lesiones y se reduce lentamente nuestro ritmo cardíaco. No elongar “en frío” (sin calentar) porque puede lesionarte. Estas elongaciones deben tener un mínimo de 30 segundos por elongación.

Autor: Kinesiólogo Carlos De Rosas G.

 

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This