Noticias SPORTSALUD

Nuestros Kinesiólogos son especialistas en el área Traumatológica, Terapia manual y en reintegro deportivo

30

enero

Lesión del manguito rotador

El hombro es una de las estructuras más móviles de todo el cuerpo, capaz de realizar movimientos en todos los planos y ejes. Se encuentra conformado por varios estructuras, cuya función, es la de brindar una gran y necesaria estabilidad biomecánica; es esta misma característica, que hace que el hombro sea una estructura muy vulnerable  de presentar diferentes tipo de lesiones y la lesión del manguito rotador es una de ellas, aquí te contamos que sucede.  

¿Qué es el manguito rotador?

El manguito rotador se compone de un conjunto de músculos y sus respectivos tendones ubicados en el hombro que conectan la escápula con el húmero. Su principal función, es darle tanto estabilidad, como movilidad a la articulación del hombro.

Este conjunto de músculos y tendones mantienen adherida la cabeza del húmero dentro la cavidad glenoidea durante los movimientos de hombro, facilitando de aquella forma su correcto movimiento.

¿Qué músculos lo componen?

El manguito rotador está compuesto anatómicamente por cuatro músculos y sus respectivos tendones

  • Supraespinoso: Músculo cuya principal función es mantener adherida la cabeza del húmero a la cavidad glenoidea durante la elevación del brazo. Su lesión suele ser la más común en lesiones del manguito rotador

 

 

  • Infraespinoso: Músculo cuya principal función es realizar una rotación externa (en dirección contraria al pecho) del húmero.

 

 

  • Redondo menor: Músculo cuya principal función, así como la del infraespinoso, es realizar una rotación externa del húmero.

 

 

  • Subescapular: Músculo, que al contrario al resto del manguito rotador, su principal función es realizar una rotación interna (en dirección al pecho) del húmero.

 

¿Qué lesiones se producen en el manguito rotador?

 

Dentro de las lesiones más comunes del manguito rotador encontramos:

 

 

  • Tendinopatía del manguito rotador:  Aunque previamente hicimos referencia a cuatro músculos principales, la lesión del manguito rotador se refiere en la gran mayoría de los casos a la tendinopatía del supraespinoso ya sea en su fase aguda (Tendinitis) o más crónica (tendinosis). Esto ocurre, debido a su posicionamiento anatómico, el angosto espacio de salida del supraespinoso y el espacio subcromial que causan presión en el tendón del mismo, lo cual causará además de dolor, impotencia funcional; aumentando a la flexión de hombro y acentuándose en la rotación externa del mismo; movimientos fundamentales en las actividades de la vida diaria.

 

  • Desgarro del manguito rotador: Corresponde a la lesión, en donde el tendón de uno o más de los músculos que conforman el manguito  rotador (más común Supraespinoso) pierde su continuidad, rompiéndose. Estas roturas pueden ser tanto totales (Pérdida completa en la conexión del tendón con el hueso del húmero) o parciales (Rotura del tendón, pero sin la pérdida total de la conexión del tendón con el hueso del húmero).

 

En ambos tipo de rotura, no es posible “unir” los extremos de la rotura de manera conservadora (sin cirugía), aunque, dependiendo del caso, es posible volver a un funcionamiento normal y sin dolor sin necesidad de una cirugía.

             

                                       

¿Cómo se diagnostica?

Si bien existen diversos test terapéuticos y movimientos que guían en el diagnóstico de una lesión del manguito rotador, la prueba más certera de estas lesiones es por medio de una imagen de tejidos blandos, usándose como preferencia una resonancia magnética.

¿Por qué se producen las lesiones del manguito rotador?

 

Existen diversas causas por la cual pueden producirse, las principales son:

 

  • Pinzamiento subacromial: Corresponde al pellizcamiento del tendón del músculo supraespinoso en el espacio subacromial (por debajo del acromion) ya sea por el aumento del tamaño del tendón (por inflamación) o por disminución del espacio subacromial, producido por problemas posturales, anatómicos o bursitis (aumento de líquido sinovial dentro de un pequeño saco llamado bursa que se encuentra dentro de la articulación)

  • Caída/Golpe/Impacto: Caída sobre el brazo (Por lo general extendido), en donde se produce una tensión brusca sobre el tendón o incluso una luxación de hombro, conllevando a una posible rotura de los tendones. Un golpe también puede provocar una Bursitis.

 

  • Deportes sobre el nivel del hombro: Los atletas que realizar movimientos repetitivos con los brazos sobre el nivel del hombro regularmente, suelen correr un mayor riesgo de tener una lesión en el manguito de los rotadores, por el estrés mecánico al que se enfrentan los tendones en esa posición (La elevación del brazo produce la disminución del diámetro del espacio subacromial, aumentando la posibilidad de pellizcamiento y roce del tendón supraespinoso)

  • Mala postura/Posiciones mantenidas: Las posiciones mantenidas producidas por actividades como trabajar muchas horas frente al computador, observar constantemente el celular bajo el nivel de nuestros hombros, manejar por largas otras, entre otras cosas, aumenta la tensión sobre nuestra musculatura de hombro y cuello, elevando y anteriorizando nuestros hombros, cerrando el diámetro del espacio subacromial y provocando desbalances musculares, aumentando el riesgo de lesión.

  • Envejecimiento: Con el paso del tiempo nuestros tendones se van volviendo más frágiles y vulnerables, por lo que a mayor edad, aumentan las posibilidades de sufrir de alguna rotura o tendinopatía.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas?

 

  • Puede comenzar con dolor de origen insidioso, como también posterior a un fuerte impacto o un movimiento mal hecho.
  • El dolor suele localizarse en la parte superior y lateral del hombro, aunque también puede tener irradiación hacia la zona anterior del brazo y el cuello. Comúnmente se siente un “pinchazo” en la zona.
  • El dolor se acentúa ante los movimientos de elevación del brazo, así como también en las rotaciones del mismo (dependiendo de qué músculos estén afectados)
  • El dolor suele acentuarse por las noches, sobre todo al dormir sobre el lado afectado
  • Sensación de inestabilidad en la articulación del hombro.

¿Cuál es el tratamiento desde el punto de vista de la kinesiología?

 

En muchos casos el tratamiento de elección antes que cualquier cirugía es el tratamiento kinésico. Si bien se mencionó que el tendón no volvía a repararse, el tratamiento kinésico es suficiente para la disminución de la sensación dolorosa, así como también, para mejorar la estabilidad y funcionalidad pérdida del hombro.

Esto se logra a través de

 

  • Crioterapia Disminuir los síntomas dolorosos, ayudar a combatir la inflamación.
  • Termoterapia Ayuda a quitar tensión a los músculos comprometidos.
  • Masoterapia o manejo de tejidos blandos Movilizar la articulación, quitar tensión a la musculatura y así al tendón o drenar el exceso de edema si es necesario.
  • Ejercicios de activación y fortalecimiento muscular Por medio de bandas elásticas, pesas, balones y movimientos de ejecución específica, con el objetivo de dar fuerza y estabilidad a la articulación de hombro.

 

  

Si presentas esta lesión, ¡no dudes en evaluarte con nosotros! En nuestro equipo se encuentran los mejores traumatológos de hombro y kinesiólogos especialista en su rehabilitación.

 

Klgo Sergio Velasquez.

0 Comentarios

Comentar:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This